RECETA: TRUFAS DE CHOCOLATE BLANCO, LIMÓN Y COCO

Estas pasadas Pascuas estuve mucho tiempo en la cocina... es algo que me gusta, me relaja y por suerte, la mayoría de las veces me permite descubrir recetas nuevas, que se convierten en favoritas!
Este es el caso de estas trufas de chocolate blanco, limón y coco que os quiero enseñar hoy.
Estuve buscando mil recetas para hacer trufas con chocolate blanco... una de ellas llevaba mango, y probé a hacerla, pero el resultado no fué el esperado. Seguramente puse mucho puré de mango, y el líquido no permitió que el chocolate se endureciera.

Por suerte, ese mismo día, y casi de casualidad, probé a hacer otras trufas, para usar el resto del chocolate.
Mirando en varios blogs de cocina, encontré esta receta, y me gustó porque llevaba fruta de verdad, y no esencia.
Me habían sobrado muchos limones de la fiesta Lemonade Party, así que cambié las naranjas por limones, y el resultado son estas trufas riquísimas y muy fáciles de hacer!
Hice algún cambio en la receta original, ya que no tenía la paciencia de esperar de un día a otro para que la nata adquiriera el sabor a limón.
Abajo, en la receta, os explico mi alternativa para la gente poco paciente :)
La combinación del chocolate blanco y el limón resulta en una trufa nada empalagosa, y que peligrosamente te puedes comer un millón!
Como alternativa podéis pasarlas por azúcar glass, pero a mí me apetecía añadir otro sabor, y el coco le iba muy bien.
Os animo a probar esta receta, os encantará y son ideales para un regalito handmade.







TRUFAS DE CHOCOLATE BLANCO Y LIMÓN (receta original de LA NARANJA DE VALENCIA

Ingredientes:
240 gr. de chocolate blanco
75 gr. de mantequilla
45 ml. de nata para montar
Ralladura de limón (Con la de medio limón vale).
1 c.c. de zumo de limón
coco rallado para rebozarlas (o como alternativa azúcar glass) 

1- Si tenéis paciencia, el día anterior a hacer las trufas, ponéis la ralladura de 1 limón en un bol junto con la nata para montar. Lo tapáis con un film de plástico y lo dejáis en la nevera toda la noche.
Al día siguiente, antes de empezar a hacer las trufas, tenéis que colar la nata, y así quitáis la ralladura. 

Si sois como yo, y queréis las trufas YA, entonces este paso no lo tenéis que hacer.
Simplemente ponéis la nata en un cazo, y le añadís la ralladura del limón, lo lleváis a un fuego bajo y removéis. De esta manera, la nata se infusiona con el aroma del limón. Si queréis lo podéis colar antes de añadir el resto de ingredientes. En mi caso, no me molestaba encontrarme la ralladura de limón, por lo que la dejé. Luego ni se nota.

A continuación, añadimos el chocolate y la mantequilla, y dejamos que se derritan. 
Podríamos hacerlo al microondas, en intervalos de 30 segundos y removiendo, pero yo soy más de fogones.
Por último echamos un poco de sal (esto resaltará el sabor) y el zumo natural, y mezclamos todo bien.

Dejamos enfriar la mezcla, y la tapamos con film de plástico y lo llevamos a la nevera unas 2 horas o hasta que esté un poco duro pero se pueda trabajar.

Pasado este tiempo, formamos bolitas de unos 2cm de diámetro, nos podemos ayudar de una cuchara pequeña y le damos forma con la mano.
Las pasamos por el coco rallado (o azúcar glass) y podemos presentarlas en unas cápsulas para trufas (sobre todo si las vamos a dar como regalo) o directamente en una bombonera.
Yo os recomiendo que las guardéis en la nevera, para que estén duritas. 
Estas trufas aguantan bien 1 semana, y congeladas pueden estar hasta 1 mes.

Os aseguro que una vez las probéis, no vais a dejar ni una!

DIY: LITTLE RED RIDING HOOD PEGDOLL

Hoy os quiero mostrar un sencillo DIY que incluso podéis hacer con niños!! Estos muñequitos de madera, o pegdolls, me llamaron la atención  desde hace tiempo. Recuerdo cuando preparaba el cumple de Daniela, de temática Caperucita, mientras buscaba inspiración para la decoración, los ví en una tienda de Etsy y estuve tentada de comprar un set de Caperucita, el cazador y la abuelita/lobo, pero su coste más el envío desde Estados Unidos era muy caro. Y así fué pasando el tiempo, y yo quería tener uno de estos muñequitos en mi casa... así que buscando en la web, encontré un proveedor de pegdolls sin pintar que no era caro (pero había que comprar en grandes cantidades), y así me puse a pintar, primero la familia de pegdolls de la casita de muñecas de Daniela, luego los muñequitos de la fiesta Princesa & Caballero, y ahora esta Caperucita. Os dejo con fotos del paso a paso.

Materiales:
Pegdoll
Pinceles (uno fino y uno normal)
Lápiz
Lija Fina
Palillo
Pintura (yo he combinado acrílica de Tiger y otra que compré en Etsy.

A mí me gusta siempre comenzar por hacer el diseño en papel, así tengo una guía de lo que quiero pintar. A continuación, lo dibujamos con un lápiz en el pegdoll y ya podemos comenzar pintando el vestido, en este caso, elegí un azul oscuro.Yo seguí por la capa, pero podríamos haber hecho el pelo primero. En este caso, puesto que el pelo es marrón, he preferido hacerlo al final, porque si nos pasamos un poco de la línea, el marrón cubre el rojo y no se notan los defectos.Por último, pintamos el pelo y la cestita. Como podéis ver, no hace falta pintar ni la cara ni las manos, que quedan del tono natural de la madera.Para los ojos, utilizamos el palillo, apenas nos hacen falta dos puntitos pequeños.La lija nos sirve para rectificar en caso de equivocarnos... tan solo con lijar un poquito, podemos corregir fácilmente.Cuando acabamos con la pintura, podemos repasar los bordes o añadir detalles como el lazo con el lápiz. También podríamos utilizar un pincel fino y hacerlo con color negro, pero yo he preferido que no destacara tanto.Para proteger la pintura y darle más durabilidad, pasamos una capa de barniz incoloro (aunque es blanco, al secarse queda transparente).

Si os animáis a hacerla, me encantará verla, quedaría genial como cake topper en una fiesta caperucita! Mi pack de Caperucita lo podéis comprar en la tienda, con descuento hasta el finde!






PASCUA / EASTER 2015

Este fin de semana de Pascua no hemos parado!!! DÍA 1 - Comenzamos el viernes con un picnic en el cauce del Río Turia. Hacía un día maravilloso, y me apetecía pasarlo al aire libre. Además del espacio para los mayores, preparé un rincón para Daniela con su mantel, cestita y demás juguetes, ya que ella así me lo pidió cuando supo que íbamos a hacer un picnic.
Además de comer, jugar y descansar, hicimos una pequeña búsqueda de huevos de Pascua. Es la primera vez que lo hacíamos, y la verdad es que se lo pasaron genial! Al final del post os he puesto el link para ver un pequeño video de la búsqueda!





CLICK AQUÍ PARA VER EL VIDEO

DÍA 2 - El sábado, pasamos el día también al aire libre con amigos y niños. Era un sitio muy tranquilo, alejado de la ciudad y en el que se respiraba aire limpio. Los niños se lo pasaron genial y repitieron búsqueda de huevos, así que todos felices. Daniela no paraba de buscarme florecitas, y me las daba. Está encantadora. Alejandro se dejó hacer algunas fotos, pero la mayoría del tiempo había que correr detrás de él para hacerlas ;) Os dejo con algunas fotitos.


DÍA 3 - El Domingo nos invitaron al chalet de unos amigos a comer una paella hecha a leña... estaba buenísima!! Los niños disfrutaron una vez más al aire libre, está claro que les gusta la vida en el campo... y sino, miradlos con la carretilla!! Y también conseguí hacerme una foto con Daniela en la que no pusiera caras raras, por lo que ha sido un finde redondo!! Espero que el vuestro también fuera genial! Si queréis ir viendo fotitos como estas, seguidme en mi Instagram, que en breve estaremos de sorteo!

RECETA + FREE PRINTABLE: BLACK+WHITE EASTER COOKIES

Como habréis podido comprobar, desde hace un tiempo me he vuelto adicta al blanco y negro, Ya me gustaba para la ropa, para la decoración, y porqué no, para la cocina.
Ayer por la tarde, hacía demasiado calor para ir al parque, así que decidimos hornear galletitas de Pascua. Hice varias versiones, pero hoy os enseño estas, que son distintas a lo que normalmente vemos para Pascua. Eso sí, el conejito y los huevitos de pascua no faltan.

La receta es la que uso siempre, es muy fácil de hacer y a mí me funciona, así que sigo fiel a ella.
Más abajo os pongo pongo la receta, y algunas recomendaciones que he ido aprendiendo con el tiempo.
Un consejo básico, como en toda receta, es muy importante elegir ingredientes de calidad. Se nota muchísimo la diferencia, sobre todo en la mantequilla. 
Con respecto al azúcar, yo siempre pongo azúcar glass. Aunque muchas recetas os dejan poner azúcar normal, creo que la diferencia está en los pequeños detalles. 
Y por último, la vainilla. Por favor, nunca uséis esencia artificial. Si no tenéis extracto de vainilla o vainilla en rama, es mejor no poner nada. Al menos eso os aconsejo yo, ya que no me gusta comer una galleta con sabor artificial.

Os dejo con la receta, y abajo comparto el link para descargar gratis una invitación, toppers y cartel para una búsqueda de huevos de pascua!!!
                     DESCARGAR ESPAÑOL  / DOWNLOAD ENGLISH

GALLETAS DE MANTEQUILLA
Ingredientes:
300gr harina repostería
200gr mantequilla
100gr azúcar glass
1 cdita extracto vainilla, o vainilla en rama
1 huevo M 

Para decorar:
Fondant blanco 
colorante gel negro 
Rotulador comestible negro
Miel o pegamento alimenticio

Instrucciones:
Colocamos en un bol la harina y el azúcar. Añadimos la mantequilla cortada a cubitos y la mezclamos con las manos al resto de ingredientes. Añadimos el huevo y la vainilla y mezclamos hasta obtener una masa. No amasamos demasiado, de lo contrario nuestras galletas quedarán duras.
Dividimos en 2 partes y envolvemos en plástico. Refrigeramos al menos una hora antes de trabajar la masa. Si no queremos usar toda la masa en este momento, podemos congelar la mitad para otro día.
Pasado ese tiempo, sacamos la masa y extendemos con un rodillo dejando aprox. 1/2 cm de espesor. Para evitar que la masa se pegue a la superficie podemos colocar como base una hoja de papel de horno o espolvorear con harina. El hecho de que la masa esté fría ayudará a que mantenga la forma y sea más fácil de trabajar.
Cortamos nuestras galletas con los cortapastas (en mi caso, no tenía cortapasta de Miffy, por lo que hice la silueta en un cartón grueso, y con un cuchillo fino y afilado fuí recortando la figura. Esto es una opción si, como yo, váis a hacer poquitas, pero para hacer muchas galletas, lo mejor es tener el cortapasta, o si queremos una forma determinada que no encontramos, también podemos hacerlo nosotros mismos, comprando los materiales en una ferretería y con un poco de maña.

Colocamos las galletas en la bandeja del horno (hay bandejas especiales para galletas, que reparten mejor el calor), colocando una hoja de papel de hornear debajo. Las galletas suelen tardar 8-10 minutos en hacerse, pero os recomiendo que les echéis un ojo de vez en cuando. En cuanto cojan un poco de color por los bordes, hay que sacarlas. Las ponemos en una rejilla para que se enfríen, y mientras vamos preparando la decoración.
Como véis, yo les hice la carita en la masa, con un cuchillo. Esta es una opción para los que no queréis fondant o glasa en las galletas. 
Si por el contrario, queréis que queden bonitas, podéis decorarlas con glasa, o como hice en este caso, con fondant. Lo cortáis con la misma forma que la galleta y para pegarlo utilizaréis un poco de miel, o pegamento incoloro alimenticio. Si no tenéis ninguno de estos ingredientes, mojad un poco la galleta ya que el fondant se adhiere bastante bien.
Para dibujarle la carita a Miffy usé un rotulador negro comestible. Tenéis que esperar a que el fondant se seque para poder pintarlas.

Para los huevitos, fuí alternando fondant blanco y negro (que hemos hecho mezclando el fondant blanco con colorante en gel negro, o podéis comprarlo ya negro en tienda) y en algunos hice un efecto a rayas, o pinté cruces o un lacito de mini cruces.
Os dejo con algunas ideas, pero lo mejor es dejar volar la imaginación!!




RECETA: GOFRES BELGAS

Hace tiempo que buscaba una receta de gofres. A mi marido le encantan, y de pequeña siempre los preparaban unos amigos de mis padres. 
Así que para San Valentín, decidí encargar una gofrera con forma de corazones de Amazon, y en 2 días llegó, justo a tiempo para ese día. 
La receta la saqué del blog Catalina's Cakes, y como bien os explica su autora, la clave para unos riquísimos gofres belgas, es el azúcar perlado. Me costó un montón encontrarlo, pero al final en Carrefour lo tienen, así que cuando voy, compro 2 o 3 tarros, para la próxima vez que quiero hacerlos.
Os dejo con algunas fotos del paso a paso. Creo que es importante ver las distintas texturas, ya que al principio no estaba muy segura de cómo debía de ser esta masa.

La masa llega a doblar su tamaño, pero se me olvidó hacer esa foto. Esta es una fase intermedia. 

- 250 gr. de harina de fuerza 
- 90 ml. de leche entera a temperatura ambiente
- 25 gr. de levadura fresca (no sirve levadura normal)
- 1 huevo y medio o dos si son pequeños (esta vez, usé un huevo XL)
- Un pellizco de sal
- 1 cda azúcar de Vainilla natural (azúcar avainillado no)
- 125 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 150 gr. de azúcar perlado 

INSTRUCCIONES:
Lo primero que hay que hacer es disolver la levadura en la leche. Yo pongo la leche unos segundos en el microondas, para que se caliente apenas un poco, y pongo la levadura en trocitos removiendo con una cucharita. 

En un bol, ponemos la harina, sal y azúcar, hacemos un hueco en el centro y echamos la leche con la levadura ya disuelta y el huevo. 

Yo, en esta parte de la receta, remuevo con una cuchara de madera, porque la masa queda muy pegajosa. Intento darle forma de bola, y la dejo tapada con film de plástico y un paño de cocina seco, para que haga efecto la levadura.
Mínimo tiene que reposar unos 30 minutos, y si no tenéis prisa, una hora es lo ideal.

** Un pequeño truco, muchas veces, cuando voy a trabajar con masas que necesitan crecer, enciendo el horno a una temperatura no muy alta, y lo dejo encendido unos minutos, mientras mezclo los ingredientes. Luego lo apago, y coloco el bol dentro del horno, siempre con la puerta abierta... y de esa manera la masa crece muchísimo más en poco tiempo.

Cuando la masa ha doblado su tamaño (la foto que he puesto no es el resultado final, es una que hice a medias del proceso, y se me pasó hacer la final), la amasamos ligeramente para quitar el gas. (Se deshinchará un poco, pero esto es normal).

Es el momento de añadir la mantequilla, nuevamente, yo uso una cuchara de madera para incorporarla, pero al final, acabo trabajando la masa con las manos, porque es la mejor manera de que se incorpore bien.
Y por último, añadimos el azúcar perlado, intentando que se distribuya por toda la masa.

Este, de la marca Azucarera, es un poco grande... me gustaría probar el de Funcakes, creo que es más fácil de repartir.

Ponemos en marcha la gofrera, y dejamos que se caliente bien. Antes de colocar la masa, pintamos con mantequilla (o si tenemos spray desmoldante, mejor). De todas formas, dado que la masa tiene mucha mantequilla, no creo que se pegue facilmente.
Colocamos una bola en el centro (no hace falta colocar correctamente la masa, la gofrera, al hacer presión, se encarga de repartir la masa por toda la superficie) o dos bolas, si tenemos gofrera cuadrada tradicional, y bajamos la tapa.
Esperamos unos 6-8 minutos, hasta que tengan el punto de color que nos guste.

Para servirlo, podemos acompañarlos de un sinfin de cosas, nata montada, helado vainilla, fresas, plátano, salsa chocolate... etc
Espero que os gusten y ya me contaréis si los hacéis!! 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...